Mujer de gracia y fe, soñadora, exitosa a la manera de Dios, apasionada y enamorada de Dios y de su familia. Esto define a Claudina Brinn. Su trayectoria ha sido testimonio fiel de que la gracia de Dios la ha acompañado en todo momento. 


Sus padres Lloyd y Marina Brinn gozaron de su nacimiento un 27 de septiembre en Ponce, Puerto Rico. Comenzó a cantar desde muy pequeña en  su ciudad natal. Allí estudio en la Escuela Libre  de Música, donde aprendió a tocar el clarinete. Sus dos hermanos, Orlando y Eduardo son piezas claves en su vida. Junto a Orlando formaron el dúo “Los hermanos Brinn, dándose a conocer por su armonía vocal e interpretación innovadora,  cosechando triunfos  alrededor de la Isla.  Fue levantada en un hogar  con mucho apoyo, seguridad y estabilidad de parte de sus padres, ya que supieron desarrollar sus talentos desde pequeña. Parte de lo que es hoy se debe a esta crianza saludable y llena de amor.


El amor por la música se lo inculco su padre, quien afirmó en ella un carácter genuino, definido, soñador y lleno de metas. El servicio incondicional de su madre ha sido un ingrediente especial en su vida y  ministerio. Junto a sus hermanos y su padre recorría la isla para participar en diferentes presentaciones. Este apoyo incondicional de sus padres provocó un crecimiento en su pasión por la música. Esto ha seguido en aumento hasta el nivel de bendecir naciones.


Obtuvo un bachillerato en Educación Musical con concentración en Voz y Dirección Coral de la Universidad Interamericana de Puerto Rico, luego finalizó una a Maestría en Educación Musical y Dirección Coral de la Universidad de Illinois en Champaign- Urbana. En el 1982 fue nombrada Directora del Departamento de Banda y Orquesta y Directora del Programa Coral del Recinto Universitario de Mayagüez de la Universidad de Puerto Rico, logrando uno de sus sueños de infancia, ser profesora y dirigir coros, puesto que mantuvo hasta el 2006 cuando el Señor la llama a tiempo completo en el ministerio. 


Como cantante en el ámbito secular, participó cantando en óperas, música clásica, cantatas, oratorios varias de ellas junto a la Orquesta Sinfónica de Puerto Rico y la Filarmónica de Puerto Rico. También incursionó en la música popular participando como corista principal de Ednita Nazario y  otras principales voces de Puerto Rico como Lucecita Benítez, Danny Rivera, Sophy e Ismael Miranda, además de participar en  varios grupos de nueva trova de los años 80 como “Fruto Vio” y “Guajana”.  Para esta misma década, realizo junto a su familia el programa de televisión  “La familia Brinn”, donde desarrolló sus dotes artísticos en el drama y la comedia, en fin una mujer muy polifacética aprovechando cada oportunidad que por gracia Dios le concedía y cabe mencionar que ¡hasta piloteó aviones cuando le surgió la oportunidad!


Ella buscaba una identidad clara, Y a pesar de haber alcanzado logros y metas,  su vida estaba vacía, ausente de lo único que la podría llenar y satisfacer, Dios. Es sin embargo, el conocer a Jesucristo y no un “golpe de suerte” lo que determina el rumbo de su vida y le otorga su verdadera identidad, una hija de Dios, una mujer simple y ordinaria con un Dios Extraordinario. Rendir sus talentos a Cristo la convierte en una mujer con dirección y propósito, su vida es transformada y comienza una hermosa restauración en su esposo y toda su familia.


En el 1989 realizo su primera producción musical titulada “Cautiva” y sucesivamente  “En tu Presencia”, “Corazón Agradecido” el cual fue galardonado en los premios “Tu Música” como Mejor Producción Gospel en Español  del  1993, “Memorias” y la luego su producción “Al que Vive” la cual logró alcanzar  una proyección internacional con canciones de la autoría de Jacobo Ramos, Orlando Brinn y Ricardo Rivera, este último compositor del hermoso cántico “Precioso de Israel”.


Ha sido reconocida en varios eventos de premiación por su trayectoria musical tanto en Puerto Rico como el exterior. Miles han sido bendecidos por la vida y el talento de Claudina Brinn, El Señor ha sido fiel y la ha llevado a lugares y países que jamás imaginó, llevando el mensaje de salvación y restauración que recibió por gracia. Ha sido invitada a participar de congresos de Adoración y de Mujeres en los Estados Unidos, Latinoamérica y Europa. 


Está casada con Silvestre Padilla, Pastor y actual Presidente de la Junta del Ministerio Cristiano de las Catacumbas y junto a su esposo pastorean la iglesia Catacumba #16 en Ponce P.R, donde colabora en el  ministerio de Adoración, Células y Mujeres. Es madre de cuatro hijos, sus cuatro tesoros:  Amaury, Esteban, Fabián  y Nahir, los cuales  también son líderes en diferentes  ministerios de la iglesia. Actualmente se encuentra trabajando en su sexta producción musical y recibiendo los retos de Dios en otros  nuevos proyectos.

BIOGRAFÍA

DISCOGRAFÍA

GALERIA

AGENDA

CONTACTO